Viendo a Israel con los ojos de Dios

2594

Una de mis angustiantes frustraciones como pastor durante muchos años ha sido la falta de capacidad de la Iglesia para entender y aceptar a Israel.

Cuando mis hermanos cristianos no logran identificarse con Israel y compartir sus sentimientos, lo tomo personalmente y eso me duele. Es un dilema que solo se resuelve por medio de la oración. Una de mis constantes oraciones ha sido:
Gracias Señor por remover de los ojos de La Iglesia las cataratas de la teología del reemplazo para que pueda ver la perfecta luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo – parte de aquél conocimiento glorioso, enviado primeramente al Judío. – Romanos 1:16

A mí me gusta orar positivamente, declarando lo que espero que suceda, aunque en el presente momento la realidad pudiera parecer diferente. Los hechos circunstanciales nunca cambian la verdad, sin embargo la verdad puede cambiar los hechos circunstanciales.

Jesús le dijo al Padre, “Tu palabra es la verdad” (Juan 17:17). El hecho puede ser que la Iglesia está cegada acerca de Israel, pero la verdad es que Dios da vista a los ciegos y Él contesta las oraciones de los justos.

Enlarge

Muros de Jerusalén
Muros de Jerusalén

La realidad puede ser que la gente nos quiera callar acerca de Israel, pero la verdad es que Dios nos ha ordenado en Jeremías 31:10. De esta forma, la verdad de la Palabra de Dios triunfa sobre la realidad negativa circunstancial.

Hacedlo saber en las costas que están lejos, y decid: El que esparció a Israel lo reunirá y guardará, como el pastor a su rebaño. – Jeremías 31:10

En el cumplimiento de su misión global, hasta que Dios le conceda la gracia de ver a través de Sus ojos, la Iglesia jamás podrá ver, con claridad, lo que necesita ver. A pesar de la visión panorámica de Dios, de un mundo perdido por quien Cristo murió, ante todo, en el centro de Sus ojos, están las ovejas de la Casa de Israel a quienes Cristo fue enviado primeramente.

Alza los ojos, mira a tu alrededor: todos se reúnen y acuden a ti. Tus hijos llegan desde lejos; a tus hijas las traen en brazos. – Isaías 60:4

¡El pueblo judío es la niña de los ojos de Dios! Por supuesto, ellos no son la única preocupación de Dios. Él se interesa por todas las personas, pero el pueblo Judío tiene un lugar de prioridad ante Él.

El pueblo de Israel está en el centro de la visión de Dios del mundo.

Sí, la visión de Dios del mundo tiene un alcance muy amplio; de horizonte a horizonte, y todas las naciones de la tierra. Sin embargo, en el centro de Su visión panorámica del mundo, se encuentra el pueblo de Israel. Leemos en las Escrituras:

En Romanos 1:16 el apóstol Pablo dice:

Porque no me averguenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

Cuando el Altísimo dio su herencia a las naciones, cuando dividió a toda la humanidad, les puso límites a los pueblos según el número de los hijos de Israel … Lo protegió y lo cuidó; lo guardó como a la niña de sus ojos;. – Deuteronomio 32:8,10

Enlarge

Muro de Jerusalén
Muros de Jerusalén

Mi punto es: ver como Dios ve no significa ver solamente a Israel, sino que ver con ojos que tienen a Israel en su justo lugar ante Dios. No estoy hablando de tener una visión exclusiva de Israel, sino que una que priorice a Israel. Todas las veces que oro a Dios pidiendo un derramamiento del Espíritu Santo sobre el mundo, pido que sea derramado primeramente sobre Israel. Eso es lo que significa tener una visión priorizada.

Cuando tenemos que distribuir los fondos para misiones en mi propia iglesia, siempre “arreglamos las cuentas” primero con Israel (Romanos 15:26-27). Una vez que la porción de Israel ha sido distribuida, entonces hablamos de cómo repartir el resto. Eso es visión priorizada.

Esa visión no demanda una mayor cantidad, lo que sí demanda es prioridad. Asegurarse de que el bebé sea alimentado antes que el resto de la familia no habla de cantidad, y sí de prioridad. La misión de nuestra iglesia es “al judío primeramente” y luego a los gentiles. Entonces priorizar para nosotros también significa dar la porción más grande para los ministerios que respaldan y apoyan a Israel, especialmente a Ebenezer. Una vez que veas a Israel en su debido y justo lugar, en el centro de la visión de Dios, entonces la visión dejará de estar borrosa y se hará mucho más clara. Tu visión está bien centrada. Procuremos ver a Israel con los ojos de Dios.

Nigel ha sido pastor de la Iglesia Flaxmere Christian Fellowship en Hastings, Nueva Zelanda, desde 1982. También es el actual presidente de Ebenezer Operación Éxodo en NZ y autor de El Holocausto Expuesto – El relato bíblico de la tragedia judía, un libro que explica esta tragedia desde una perspectiva bíblica.