El Fondo de Ayuda Ebenezer opera en paralelo con el Fondo de Emergencia Ebenezer, que ha ayudado a miles de judíos a regresar a casa, a Israel.

Así dice el Señor Dios: ‘He aquí, tomaré a los hijos de Israel de entre las naciones adonde han ido, los recogeré de todas partes y los traeré a su propia tierra.’ – Ezequiel 37:21

¿Nos ayudará usted a rescatarlos?

Donde los peores excesos de la naturaleza humana habían dejado angustia y temor en un pueblo disperso, ante la impotencia de los gobiernos para ayudar en su apuro, como un silbido apacible, Dios susurró al oído de Gustav Scheller: “Ayuda a mi pueblo a volver a casa“.

Con una fortaleza de propósito que sólo puede venir de Dios, el ministerio de Operación Éxodo vio la luz en la obediencia a esa palabra. Desde entonces su testimonio de la gracia y providencia de Dios ha sido realmente asombroso, a menudo ante las adversidades y dificultades.

Huid de la tierra del norte… ¡O,Sión! Escápate.
Zacarías 2:6 – 7

En sólo unos cuantos años, miles de familias judías de algunos de los lugares más remotos de la antigua Unión Soviética han sido guiadas a casa, a Israel, donde sus vidas pueden comenzar a florecer como nunca antes había sido posible. Muchos judíos se quedarán rezagados a menos que les ayudemos.

Diré al norte: ¡Da acá! Trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los confines de la tierra.
Isaías 43:6

Muchos de ellos son tan pobres que no pueden costear los documentos que requieren para marcharse a Israel, ni sus pasajes para llegar hasta los vuelos a Tel-Aviv. Ebenezer proporciona los fondos necesarios para permitir a estos judíos llegar hasta los puntos de donde parten para Israel.