La Raíz del Antisemitismo

2167

Esta es la última enseñanza en una serie de temas especialmente relevantes para el ministerio de Operación Éxodo escrito por Derek Prince. Derek fue un maestro de Biblia internacional que escribió y lo difundió en forma extensa; él vivía en Jerusalén cuando el Señor lo llamó a su presencia en Septiembre 2003 a la edad de 88 años. El tomó particular interés en el ministerio de Operación Éxodo y tuvimos el privilegio de tenerlo como orador invitado en muchas de nuestras conferencias.

Un historiador católico – romano expuso una recapitulación breve pero evidente de 2.300 años de contínuo antisemitismo: Haciendo una mirada retrospectiva a milenios de horrores que el historiador del antisemitismo ha registrado, surge una conclusión ineludible: el Antisemitismo es el odio más profundo y prolongado que ha existido en la historia de la humanidad. Otros lo han superado en intensidad por determinados períodos históricos, pero todos en su momento o en el presente vuelven a ocupar su lugar en la historia. ¿Cuál otro odio ha perdurado casi veintitrés siglos y subsistido al genocidio de seis millones de sus víctimas en su vigésimo tercer siglo de existencia, solo para terminar intacto y con pleno potencial para prolongarse indefinidamente? La sola magnitud de los antecedentes, vistos como un todo, exige una explicación. ¿Cómo surgió esta amalgama de interminable odio y opresión? ¿Cuál es su esencia? ¿Qué o quién lo ha causado?* – The Anguish of the Jews [La aflicción de los judíos] – Michael Flannery

El autor prosigue con su explicación personal del antisemitismo. Sus apreciaciones arrojan luz y resultan útiles, pero, en mi opinión, no ofrecen una explicación adecuada. Durante años he escuchado explicaciones del antisemitismo desde perspectivas muy diversas: teológicas, U filosóficas, sociológicas, económicas. Sin embargo, ninguna parecía apropiada. En 1946 traté esta cuestión con mi primer profesor de hebreo, el señor Ben Zion Segal, quien era secretario de la recién creada Universidad Hebrea, ubicada en ese entonces en el monte Escopus, en Jerusalén. El señor Segal pensaba que el origen del problema del antisemitismo era de índole sociológico: los judíos eran siempre una minoría muy singular, con una cultura propia marcadamente diferente, y que no se conformaba a la de las naciones gentiles vecinas.

Según esto, el problema de base del antisemitismo quedaría resuelto tan pronto los judíos tuvieran su propio estado. Eso sucedió dos años más tarde. La causa fundamental es espiritual A esta afirmación yo respondí: “si en efecto la razón fundamental del antisemitismo es sociológica, como usted cree, entonces el establecimiento de un estado judío solucionaría en gran medida el problema. Por el contrario, si la razón de base es espiritual, como es mi parecer, el establecimiento de un estado judío no resolverá el problema sino que lo intensificará al proporcionar un blanco evidente: el nuevo estado judío establecido”.