Entendiendo los Tiempos

2615

Necesitamos buscar al Señor para recibir Su sabiduría y Su espíritu de revelación y tener el necesario entendimiento, la revelación y el discernimiento para comprender completamente los “tiempos difíciles” en los que estamos viviendo en el mundo.

La palabra ‘entendimiento’ en Hebreo es binah (בינה), que significa tener conocimiento.

Leemos en Daniel 2:21–23 que “Dios cambia los tiempos y estaciones; Él muda los tiempos y las edades, y pone reyes; da sabiduría a los sabios, y ciencia a los entendidos. Él revela lo profundo y escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con Él mora la luz”. Daniel continúa diciendo, “A ti, oh Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo, porque me has dado sabiduría y fuerza, y ahora me has revelado lo que te pedimos…”

Fieles creyentes de todas las naciones, esta es la razón por la cual sus oraciones son de vital importancia mientras el Consejo Internacional y de liderazgo de Ebenezer busca trazar el camino a seguir en los próximos meses.

Los desafíos que enfrentamos son inmensos y Ebenezer ha sido llamado, primero y ante todo, como un ministerio de intercesión. Esto significa que antes de actuar siempre oramos por la dirección y por el tiempo del Espíritu Santo. Sin embargo, Dios también nos pidió comprometernos con una tarea profética: ayudar al pueblo judío en todo el mundo a volver a Israel de acuerdo con la Palabra. Por el Espíritu de Dios, y con la ayuda de su compromiso fiel y constante, hemos podido hacerlo en los últimos 25 años.

De los hijos de Isacar, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer… – 1 Crónicas 12:32

Durante los primeros nueve meses de 2016, viajé extensamente, visitando nuestras oficinas y colaboradores en Nueva York, París, Moscú, Jerusalén, Kiev y Europa. La palabra profética recibida en la Conferencia del 25 aniversario de Ebenezer, “el tiempo es corto y hay mucho por hacer” cobró vida en mí, a través de los informes que he recibido y de los eventos que veo de primera mano acelerándose en las naciones.

Esta palabra se unió a la advertencia y nos hace reflexionar: “en 48 meses el mundo será un lugar muy diferente”. Sabemos que habrá grandes desafíos para nuestros equipos, en oriente y en occidente. La historia nos muestra que las principales olas de aliyá sucedieron durante los tiempos de crisis y han sido precedidas por tiempos de fieles oraciones de intercesión.

Enlarge

Graffiti en París.
Graffiti en París.

Nosotros mantenemos una gran obra operacional y humanitaria en Rusia. Nuestro equipo hace un trabajo increíble, frecuentemente bajo circunstancias muy difíciles, visitando a las comunidades judías sobre esta vasta región para llevarles ayuda humanitaria y apoyar a las familias haciendo aliyá. Sin embargo, las circunstancias están cambiando rápidamente y cada vez se torna más difícil para nuestros equipos.

En Julio, el presidente Putin firmó dos nuevas leyes federales que conjuntamente cambian 21 leyes oficialmente creadas para proveer medidas adicionales para combatir el terrorismo y garantizar la seguridad pública. Dentro de estos cambios se incluyen “Restricciones a la Libertad de Conciencia”. Este paquete de legislaciones definiendo y restringiendo actividades “misioneras” por organizaciones religiosas y sus miembros, y las actividades de organizaciones religiosas extranjeras, podrían impactar la habilidad de nuestros equipos de operar en libertad.

Enlarge

PA fotos en colaboración con Sword Magazine
PA fotos en colaboración con Sword Magazine

La tensión entre los separatistas en Crimea y Ucrania está en alza nuevamente, particularmente en el área de Donetsk. Vadim, nuestro director en Ucrania, nos dice que “todos los días tenemos soldados muertos y heridos”. Esta es una área donde nuestros equipos están trabajando para alcanzar las familias judías que quieren hacer aliyá, por eso pedimos oración por su seguridad.

Moldavia, donde existe un enclave ruso (Transnistria), y los países bálticos corren el riesgo de un aumento en el conflicto regional. Nuestros equipos están trabajando con perseverancia. En Septiembre Ebenezer ayudó y respaldó a dos grupos de aliyá de Cristianos por Israel Internacional, con base en Holanda, con quienes venimos trabajando de cerca por muchos años.

En la primera mitad de este año, la aliyá desde la antigua Unión Soviética representó el 58,8 por ciento del total mundial.

En los Estados Unidos, nuestra nueva oficina en Brooklyn, Nueva York, ya está totalmente operativa, bajo el liderazgo de Shirley Lawrenson, quien se mudó allá desde la oficina de Jerusalén. Un evento de divulgación de Israel y aliyá, en Sheepshead Bay, en Brooklyn, organizado en colaboración con la agencia judía, elevó el perfil de Ebenezer y el de nuestra nueva oficina entre la comunidad Judía.

En América Latina estamos incentivando la aliyá activamente y la base de Ebenezer en Buenos Aires, Argentina, ya está completamente funcional. Un proyecto actual, para el cual pedimos sus oraciones y apoyo financiero, es una base para nuestras oficinas en Chile. Una vez más vemos un aumento en los ataques antisemitas en este país y en la necesidad de recurrir a protección policial provista para el presidente de la comunidad judía de Chile, Gabriel Zaliasnik. “Tengo 43 años y no me acuerdo de haber visto algo así”, dijo él. “Hemos tenido ocho ataques
antisemitas en diferentes parte del país.”

La misión de Ebenezer no es solamente ayudar al pueblo judío, desde todas las naciones del mundo, a regresar a Israel, sino que de igual manera, traer entendimiento a la Iglesia en todas las naciones por medio de la proclamación de la Palabra de Dios. Una gran parte de la Iglesia no tiene revelación acerca del retorno del pueblo judío entonces debemos orar por el Espíritu de revelación y entendimiento.

Estimados amigos, ¡no podríamos servir en la aliyá sin ustedes! Es una gran alegría ver el creciente número de creyentes cristianos en el mundo recibiendo entendimiento acerca de la aliyá y siendo preparados por el Espíritu Santo para apoyar la obra práctica de la aliyá, económicamente y más importante aún, a través de la oración e intercesión.

PALABRAS CLAVE
Aliyá es el término para designar la inmigración del pueblo judío en la diáspora a la Tierra de Israel. La palabra en hebreo significa ascender y también es definida como “subiendo” – progresando hacia Jerusalén.

Olim significa inmigrantes en Israel – son los que hacen aliyá. En el singular, un inmigrante
masculino se llama olé y una inmigrante femenina se llama olá. Los potenciales olim son los que nuestros equipos contactan y animan a hacer aliyá.