Como palomas a sus palomares

2552

Zhanna, Zhanna, ¿se acuerda de mí? Yo estaba en Haifa, Israel, cuando me volví, y vi a Gulnara de Tashkent, Uzbekistán.

Unos años atrás, yo y mi difunto esposo, visitamos varias veces a la madre de Gulnara, Lyubov, antes de que hiciera aliyá. Ella no quería ir a Israel porque vivía feliz en Uzbekistán con su hijo menor, Farkhad, quien tenía un buen trabajo, pero su hermana, Lola, estaba muy interesada en hacer aliyá y comenzó a preparar todos sus documentos.

Poco después, Farkhad perdió su trabajo y sus pensamientos se volvieron hacia Israel. Comenzó a preparar todos los documentos. Finalmente Lyubov se dio cuenta de que ir a Israel era algo muy razonable y pronto, muchos otros familiares comenzaron a pensar en hacer aliyá.

Mientras todos se ocupaban en preparar sus documentos, Gulnara y Lola fueron a Israel en el programa de estudio Naale — los primeros de esta familia en volar como “palomas a sus palomares” (Isaías 60:8) y a establecerse en Israel. Fue muy lindo encontrarse con ellos en la Tierra Prometida después de tantos años y verlos prosperados por Dios.

Enlarge

familiagulnara
Zhanna con Gulnara y su familia en Haifa.

Esta familia fue una de las muchas de Uzbekistán que visité mientras estuve en Israel este año. Igor y Natasha fueron al aeropuerto a encontrarse conmigo. Ellos hicieron aliyá con su hija en agosto del año pasado. Que alegría verlos tan felices y agradecidos a Dios por su nueva vida. Igor disfruta de su trabajo alicatando baños y Natasha está contenta cuidando a dos ancianos. Su hijo es estudiante. La vida allí es mucho mejor que en Tashkent donde Igor no lograba conseguir trabajo permanente.

Enlarge

familiadealla
La familia de Alla, con su hija Renata y su bebé.

¿Quiénes son éstos que vuelan como nubes, y como palomas a sus palomares? – Isaías 60:8

Natasha me acompañó a visitar a Alla ya sus dos hijas. Cuando ellas hicieron aliyá en 2003, su hija menor, Renata, de 7 años tenía un impedimento en el habla. Increíblemente ahora habla hebreo con fluidez como si fuese su lengua materna. Ella y su hermana están casadas y ambas tienen hijos. Nos alentó mucho ver a otras familias de Uzbekistán establecidas en la Tierra Prometida.
Por favor ore por Zhanna y su equipo, quienes están ayudando al pueblo judío a ir a Israel desde Uzbekistán.